jueves, 12 de febrero de 2009

Los Libros

Los Libros

* ** *Sergio Pérez Castañeda* **
Las personas algunas veces son como los libros. Están llenas de datos inútiles que en la vida diaria no son aplicables. Hay quienes son como los libros especializados en alguna materia en particular. Son fríos, técnicos y sabihondos; pero en cuanto los sacas de su área, no saben nada.
Así son quienes siempre hablan de trabajo u oficio, las 24 horas del día, en su azarosa vida, no existe otro tema más importante.
Hay, los que parecen tratados de filosofía, todos sus esquemas son en el campo de las ideas.
Existe un frió desprecio hacia otras corrientes o maneras de pensar, reflejando esa conducta con las demás personas.
También existen, como los libros religiosos, que son más importantes las formas que su contenido moral.
Se aprenden de memoria las ceremonias y liturgias, sin comprender el motivo de estas y su función final.
Otros son como los libros de poesía, subliman el amor a tal grado, que se enamoran del amor.
Y en la vida batallan para acomodar sus ideales amorosos con el incesante afán de construir una relación a partir de lo poco o mucho que saben compartir.
Hay quienes son como esos libros caros y ostentosos, que se compran por metros para adornar oficinas y despachos, a los que nadie hojea ni lee.
Sin embargo, hay otros rústicos y sencillos, que seguirán iluminando a quienes los posean, son libros de todos y de nadie, esos que se consideran universales, es decir, siempre compartirán parte de la vida de los demás.
Y por ultimo existen los libros de tapas, esos que en su interior las hojas están en blanco, pues dejan su vida en manos de otros, jamás fueron capaces de emitir un pensamiento propio.
Se gastaron su vida, viendo la de los demás, nunca vieron en su provecho, fueron banales e insulsos.
Lo lastimoso de esta actitud, es que llegaran al fin, como esas lacónicas lapidas que solo dicen.....Nació el.......y murió el......
Hagamos de nuestra vida un libro que nos guste, que hable de poesía, de tecnología, de Dios, de principios morales, de la ciencia, de la vida cotidiana, de amores y desamores, de logros y fracasos.
En fin, de nuestra existencia, vivida a lo máximo, en provecho y experiencia, para nuestro progreso y provecho de los demás, seamos como esos libros que atesoramos por siempre en nuestra memoria, y que por el simple hecho de rememorarlos nos trae felicidad.
Para que al libro de nuestra vida, seamos nosotros los que pongamos en sus últimas letras, la palabra fin.
Pero eso si, en el apartado donde se pone el nombre del autor, pongamos valiente y satisfactoriamente el nuestro.
! Ah! y que no se nos olvide, que no hay limite para palabras ni paginas, es mas ni de volúmenes, así que de nuestra vida, bien podemos escribir toda una colección. –

**grace**

1 comentario:

Elisa dijo...

me encanto la entrada reina, no hay nada mas que me guste que los libros, he leido tantos que sonn muchas las sensaciones que he tenido al leerlos... buenisimala entrada
un besoteee
lucia